Comunicación interna: acercándonos a las redes desde casi todos los ángulos

Hace unos días nos preguntábamos si teníamos un plan de comunicación externa en nuestro centro escolar. Ahora nos fijamos en las pautas que seguimos para regular la comunicación interna, si contemplamos el uso de RRSS o que los alumnos traigan dispositivos móviles al colegio. La primera impresión es clara: la mayoría de los centros no recoge este tipo de política de actuación en ningún documento de funcionamiento.

A pesar de que en los últimos años han proliferado las PDI en las aulas, así como la conexión wifi en la mayoría de lugares del colegio, lo cierto es que no son muchos los que han integrado las redes sociales en la gestión diaria: ni para comunicarse entre los docentes, ni para comunicarse con las familias, ni para que las empleen los alumnos.

La sala de informática o de acceso a las TIC vertebra el acceso a las nuevas tecnologías en el centro escolar.
La sala de informática vertebra el acceso a las nuevas tecnologías en los centros escolares.

No sabemos si la próxima ley educativa contempla la inclusión de contenidos que favorezcan el desarrollo de las competencias digitales de los alumnos, y de los docentes, pero lo que sí sabemos es que algo tenemos que empezar a hacer.

Por ejemplo, si tuviera la competencia de elaborar unas normas o principios sobre cómo debe ser esta comunicación establecería:

1. Formación. Los docentes tienen el derecho y el deber de recibir formación sobre aspectos relacionados con las nuevas propuestas de comunicación y educación digital. Esta formación se llevaría a cabo, por ejemplo, a través de alguna plataforma de aprendizaje y sería obligatoria para todo el claustro. Así contaríamos con docentes preparados y capacitados para responder a los nuevos retos. Podrían establecerse grupos de trabajo, por ciclos o áreas, con el fin de que compartieran experiencias y resolvieran conjuntamente las dificultades que pudieran encontrarse. De nada sirve hablar de aprendizaje cooperativo, colaborativo o grupal si no lo ponen en práctica los maestros.

2. ¿A quién le corresponde enseñar el uso de las redes? ¿A partir de qué edad? Es cierto que palabras como twitter, whatsapp o facebook forman parte de nuestro lenguaje diario. Y seguramente que nuestros alumnos de primaria las conocen. Lo que no está tan claro es que conozcan los usos educativos que encierran. Si queremos aprovecharlos tendremos que saber manejar esas herramientas y enseñar a nuestros alumnos su uso y riesgo. Personalmente creo que es una tarea que ha de comenzarse en el tercer ciclo, con la posibilidad de ininicarse a final del segundo.

Por ejemplo, a través de una plataforma como Moodle o Edmodo, que garantiza y proporciona seguridad al alumno y a la familia, y aprovechando las cuentas de correo institucional de Educa Madrid, los alumnos pueden comenzar este trabajo. Más adelante, en secundaria, saltarían o comenzarían a introducirse las RRSS ya mencionadas.

¿Responsables de estas tareas? En principio, el tutor.  Por cuestiones de organización pasa la mayoría de  horas con su grupo y cuenta con más posibilidad de abordar este proceso. Pero no desaprovecharía la posibilidad de hacerlo desde cualquier área. De hecho el currículo incluye objetivos de Etapa relacionados con la competencia digital. Se trata de que esté fijado, de alguna forma, en los documentos de centro, que vamos a seguir una línea de trabajo enfocada a introducir a nuestros alumnos en la Red, tanto en el centro escolar como en casa.

3. Después de clase… Muchas veces los recursos son un problema: no disponemos de ellos cuando queremos; y cuando los podemos tener no los necesitamos. Establecer unos horarios de uso es imprescindible, así como habilitar lugares con acceso a la red durante las horas del comedor o después del final de la jornada. Si pueden realizarse actividades extraescolares para bailar, aprender guitarra o jugar al hockey… ¿por qué no desarrollamos alguna sobre el uso de la Red? Escuela conectada y con conexión las 24 horas.

4. “¿Mama, me has guardado la tableta en la bolsa? Mañana tengo que llevarla al cole, tenemos control”. Nos hemos aconstumbrado a que los días que toca EF lleven el chándal. Los días de música, la flauta. Cuando hay una excursión, mochila. Y ahora nuestros alumnos empiezan a llevar dispositivos móviles con acceso a internet; y si no los llevan, saben de su existencia.

Tendríamos que pensar que accedieran a la escuela, sin ningún tipo de prejuicio. Eso sí, habría que regular su utilización para evitar conflictos; que comprendan que su utilidad en este contexto es formativa. Además, hay que fomentar el sentido de la responsabilidad con estos aparatos: tanto su conservación como su uso.

Estos serían los ángulos que emplearíamos para aproximarnos a las RRSS, a la Red…

Todo ha de empezar en el maestro, que mira su entorno y entiende que hay que integrar en la escuela procedimientos que son habituales fuera de la valla escolar.

Anuncios

Si quieres aportar algún comentario, aquí puedes hacerlo...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s