El mutante corriente

Anatomía de un mutante
             Anatomía de un mutante por @chemamunozrosa Atribución-Nocomercial-Sinobraderivada                                                              

“He visto cosas que vosotros no creeríais… ” (Roy Batty, en Blade Runner)

“He visto cosas en la escuela que nunca llegué a pensar…” (Alguien en los pasillos de un tribunal de oposición)

Antes de empezar. En algún lugar de su cabeza…

Cambio permanente.

Adaptación necesaria.

Movimiento inevitable.

Empieza fuera, influye dentro.

Cambia el interior, modificamos nuestras pautas.

Sin prisas. Reflexión tranquila.

Mutan. Mutamos.

¿Quién no muta continúa vivo?

Seguir. Parar.

Decisiones.

Parece que ya tiene el guion.

On

Tengo que inventar un personaje.

Podrías ser tú, o él, o tal vez ellos. Quizás mis sobrinas. O las hijas de una amiga.

Esta entrada es sobre gente corriente que un día nota que las cosas son diferentes y decide actuar. Decide mutar.

Mutar lleva a mudar. Y mudar a dejar el modo de vida o el afecto que antes se tenía, trocándolo por otro, según el diccionario.

Nombre y descripción física del mutante

Juan, María, Pedro, Belén, Carlos… Nombres comunes.

Dos piernas, dos brazos, tronco y cabeza.

Cuerpo preparado para la acción.

Cerebro y corazón: elementos más importantes de este mutante corriente.

Vienen preparados para sentir, resistir, disfrutar… Como en todo ser vivo, se requiere un tiempo de desarrollo y crecimiento para alcanzar su potencial óptimo.

Según los últimos estudios del profesor Parker Bic, un fino talento de la nueva psicopedagogía escrita, el individuo necesita equivocarse para perfeccionar sus cualidades.

Lugar de origen

En los últimos tiempos, hay mucha controversia sobre el origen de los mutantes. Por ejemplo, el informe Pisapapeles -de gran predicamento en los media- indica que los mutantes  de origen finlandés son mejores que los españoles en una serie de habilidades relacionadas con la lectura, las matemáticas y las ciencias. Nuestro mutante, aunque no haya nacido en Kelsinki, también vive en un mundo global y conectado. Un mundo con desigualdades y oportunidades. Un mundo cambiante.

Personalidad

Nuestro mutante tiene los pies en la tierra. Para las distancias largas usa medios de transporte públicos o privados; para las cortas, zapatillas.

Se mueve con soltura en diferentes medios. Es de naturaleza inteligente. Sabe que la irradiación constante, tanto al Sol como a los dispositivos, puede tener efectos nocivos para su salud.

Personalidad múltiple y adaptable.

Aliados

Nuestro mutante corriente también hace vida de calle. Juega al escondite, a la pelota con los amigos o compra en la frutería.

Es cierto que ha encontrado nuevos espacios para el ocio, el comercio o la relación,  pero es capaz de mantener y cuidar las relaciones presenciales.

Ya dijimos que venía equipado con cerebro y corazón, básicos para evitar la sobreexposición.

Enemigos

Se enfrenta a enemigos invisibles. Personas que deciden sobre lo que hay que hacer, decir o pensar.

También se enfrenta a enemigos interiores. Habrá veces que mute guiado por la corriente. Puede sufrir mutaciones inconscientes.

En la cabeza llevaba el juego
En la cabeza lleva el juego… por @chemamunozrosa Atribución-Nocomercial-Sinobraderivada

Poderes, destrezas y habilidades

El Dr. Godar, de la prestigiosa Universidad de la Alegría, ha descrito algunas de las características de estos seres. Mi personajes contaría con muchas de ellas. “Son alegres, curiosos, exploradores, multitarea (en el siglo XX se les denominaba polifacéticos), visuales, constantes, activos, reflexivos… Tienen el poder de mutar a cualquier edad y en cualquier entorno”, afirma Godar en su tesis sobre El humor en tiempos revueltos.  

Vulnerabilidades

Para cerrar el retrato del mutante corriente diré que los errores los entiende como un segunda oportunidad. Funciona muy bien en grupo, aunque también requiere de momentos para estar solo, para conducirse en solitario.

Y, sobre todo, es capaz de aprender a desconectar. Como hemos dicho, la sobredosis de exposición despersonaliza al mutante corriente. Lo vuelve vulnerable.

Off

La segunda semana en #Eduexpandida nos ha llevado a reflexionar sobre una escuela en cualquier lugar y momento, pero, sobre todo, a (re) pensar en un individuo que anda en plena transformación interior y exterior. Hemos puesto el punto de mira, a través de la metáfora del mutante, en los niños y jóvenes que andan sorteando etapas a un ritmo vertiginoso o sufriendo en lugares sin los estímulos que reconocen. Mi propuesta trata de mezclar ideas de diferentes procedencias, para llegar a una conclusión: todos somo mutantes. Mutantes corrientes.

“Estoy seguro de que aún nos quedan muchas cosas por ver, cosas que no creeríamos” (Alguien después de ver Blade Runner)

 

Anuncios

Si quieres aportar algún comentario, aquí puedes hacerlo...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s